Francisco Bravo, GSL: “El vendedor debe escuchar activamente al cliente”

Sorprende que, siendo tan joven nuestro invitado, sea consciente de la importancia de determinados valores para conseguir lo deseado. No en vano cuando le pedimos que nos destaque una frase, no lo duda, ‘sin trabajo, no hay resultados’. Francisco Bravo, de GSL, es el vendedor que nos visita esta semana. Director Comercial de una joven empresa malagueña, GSL, explica muy claramente en qué consiste su trabajo: “realizar acompañamientos con nuestros técnicos comerciales, mantener reuniones con nuevos clientes, durante el 75% de la semana y el 25% restante a trabajo de oficina, realizando informes de ventas, presupuestos y demás”.

  ¿Qué es para ti vender? ¿Es importante? ¿Por qué?vender, venta, formación, hiagorito, comercial, vendedor

Para mí, la venta es una de las partes más importantes dentro organización de cualquier empresa, además de ser un medidor diario del trabajo que se está realizando, pero no solo en cuanto al objetivo comercial, sino incluso hacia el trabajo que se está realizando dentro de la empresa.

  ¿A qué se debe la fama de las personas que se dedican a vender, según tu criterio?

La fama del vendedor, es la del charlatán, vende humos, que vende su producto y no escucha al cliente. Todo lo contrario de la realidad, el vendedor debe escuchar activamente al cliente, preguntarle, informarse de su necesidad, por ello creo que la fama negativa no tiene nada que ver con la realidad.

  ¿Qué cualidades debe tener el buen vendedor?

La cualidad principal para mi es conocer y creer en el producto que vende, sentirlo como tuyo, quererlo, sentirlo.

En el sector donde tu trabajas, ¿es más difícil la acción comercial, menos o igual que el resto?

Todos los sectores tienen sus peculiaridades, aunque sí es verdad que el nuestro está regulado por una normativa, por lo que hay que conocerla muy bien antes de empezar la venta

  ¿A quién destacarías como tus maestros: en tu profesión y en la vida?

En mi vida personal, mis maestros, quienes me han enseñado lo que es la vida, me han aconsejado, me han ayudado, reñido y guiado, son mis padres, tanto uno como el otro. Gracias a ellos estoy hoy feliz en mi puesto de trabajo, haciendo lo que me gusta y disfrutando cada instante. En cuanto al trabajo, tengo dos claros maestros: por un lado, David, quien desde el primer minuto confió en mí y me dio la oportunidad de progresar en mi trabajo; y, por otro lado, Jose Antonio Padilla, quien me ha enseñado todo lo que sé a día de hoy en ventas, gracias a él y a Hiagora hoy estoy donde quiero estar.

 

 

Batería Hiágora:

Te encantaría tomarte un café con… Amancio Ortega.

Si no me dedicara a lo que me dedico, me hubiera encantado ser… periodista.

No soportas…’el periteo’ (empresas que venden lo que no son).

Admiras a… muchas personas cercanas.

Un rincón para perderme… mi Valle de Abdalajís.

Tu mejor baza para la venta es… la escucha.

 

 

Hiágora, la Escuela de Ventas.