Necesitamos medir, no contar

Porque si queremos alinear a todos los directivos de la empresa con el objetivo común, todos los esfuerzos deben ir acompasados para llegar a la meta, cada integrante del equipo contribuye con algo distinto, pero al final, sus contribuciones tienen que encajar entre sí, lejos de reinos de taifas, luchas internas, objetivos y carreras individuales.

Si conseguimos que sean capaces de medir sus avances, se verán más involucrados en el objetivo común, y lo que es más importante pasaremos de pedir cuentas a que los miembros del equipo nos rindan cuentas; es pasar del control al autocontrol; de perseguir …a discutir la mejor opción.

La dirección por objetivos debe conseguir que se establezcan “medidas” de todos los resultados, medidas que nos permitan saber dónde estamos y qué debemos hacer para llegar a la meta, discutiremos las mejores soluciones para llegar, pero sabremos dónde estamos. Y si sabemos donde estamos …saber como llegar suele ser fácil.

Imagen: Stockvault.

Autor: Francisco Jiménez, maestro de Hiágora, la Escuela de Ventas.