No saber vender es como ir de noche en coche, sin luces

La “VENTA” es la gran olvidada de las disciplinas empresariales, tanto a nivel social como a nivel académico. Cuando alguien piensa en “empresa” y en los estudios necesarios para llevar una empresa, suele pensar en productividad, contabilidad, financiación, estructura, i+d+i…, Todo, elementos importantes, pero que sin vender no sirven, de hecho mañana podría montar una empresa desde mi casa, externalizar con una asesoría la contabilidad, no necesitar financiación ni estructura al estar en mi casa, y el i+d puede  ser algo cotidiano poco innovador como producto, pero que si soy capaz con él de aportar valor al mercado y por tanto de venderlo, tendré una empresa.

Es por lo anterior por lo que empezó nuestra vinculación a HIÁGORA. A lo largo de mi trayectoria profesional, consultores expertos nos han hecho auditorías y consultarías para ir mejorando la empresa, NUNCA tocaron (y fueron varios), al menos de verdad, el área de ventas. Por mi experiencia, para un consultor o auditor, la venta se ciñe poco más que a margen y productividad. Yo como responsable y con una trayectoria ya dilatada sentía la necesidad de entender mejor el mercado y por tanto la venta.

El aprendizaje que tanto yo como mis compañeros hemos tenido de la Escuela de Ventas nos ha permitido a partir de entender mejor nuestro mercado, hacer cambios en la compañía para adaptarnos a lo importante, que en esencia es lo que valoran nuestros clientes. Desde nuestra vinculación con la Escuela, hemos crecido en ventas un 40%, y tenemos expectativas y posibilidades de venta, que no somos capaces de atender.

Para que nos entendamos, y como yo lo veo, no saber vender es como ir de noche en coche sin luces, puedes tener suerte y llegar a tu destino, pero lo más probable es que te estrelles. Conocer el mercado al que vamos, sería como ponerle luces en el vehículo, al poder saber al menos por donde nos movemos, pero a mi juicio, lo esencial es orientar la empresa hacia la venta, conseguir esto sería como conseguir que se hiciera de día. Si es de día además de tener claro mi camino, puedo ver todas las oportunidades que hay a nuestro paso.

En un mundo empresarial tan cambiante, las empresas tenemos que adaptarnos al mercado para sobrevivir con más constancia, el estar atento a las oportunidades es lo que nos permitirá crecer y adelantarnos a nuestra competencia, y para ello debemos trabajar para orientar toda nuestra organización para un único fin, VENDER.

Enrique Velázquez, gerente CS Uniformes.