Céntrate en vender valor, si no sufrirás vendiendo por precio

¡No caigas en la tentación de bajar precios de forma inmediata!

Ya sé que una de las reacciones primeras puede ser la de bajar precios. Y también sé que esa no es la solución. También sé que puedes estar pensando: “Dame dinero y no me des consejos”. Lo sé. Nada más lejos de mi intención dar consejos a nadie, si no más bien, ofrecerte mi reflexión para que pueda ayudarte en el camino.

Por lo tanto, mi visión pasa por:

  1. Vende para que todos los implicados en el proceso de venta ganen, y no olvides que eso también te incluye a ti.
  1. Un negocio feliz es un negocio rentable. Estás en tu obligación de ser feliz a través de tu negocio.
  1. Tu negocio lo diriges tú, por lo tanto, los precios los fijas tú.

Probablemente te hayas limitado en exceso en estos años atrás, pensando y auto convenciéndote que, si tu sector es que es así, y por lo tanto poco podrías hacer para cambiar. Sabes que te has estado engañando hasta ahora.

Pues bien, si esto es así, es el momento adecuado para eliminar vicios adquiridos, el momento para construir desde la rentabilidad y el margen comercial.

Observa a tu mercado, reformula tu proceso de ventas y adáptalo a lo que ves. Sin perder el foco en la rentabilidad de lo que haces. Un negocio que pierde es un mal negocio, y a veces, vender más implica perder más.

Es el momento de reformular para ganar.

¡Es el momento de la oportunidad!