Transmitirle [seguridad] al cliente aporta valor

A hablar con seguridad se aprende y se entrena

Que los clientes te perciban como alguien con seguridad puede hacer que tu capacidad de convicción aumente considerablemente, ya que ganarás su confianza mediante tu actitud y tu lenguaje.

De la misma forma que no naces con el don de ser buen vendedor, sino que es cuestión de aprendizaje y de habilidad, las personas seguras tampoco tienen porqué ser extrovertidas.

¿Qué tienes que decir para transmitir seguridad?

La seguridad se alcanza mediante una formación continua e intensa que te lleva a que, en primer lugar, seas tú mismo el que confíe en tus propias capacidades.

A continuación, te muestro seis frases que le transmiten seguridad a un cliente durante un proceso de venta:

1.- En primer lugar, reconocer que nos equivocamos e intentar remediarlo será esencial para mantenernos cercanos con el cliente y ganar su simpatía. Por ello, decir “lo siento” denotará seguridad y estrechará la relación vendedor-cliente.

2.- Debemos dar las “gracias”, reconociendo cuando el cliente ha respondido de forma favorable ante nuestra función como vendedor. 

De esta forma, humanizamos el proceso de venta y hacemos ver al cliente que es importante para nosotros. Además, demuestra que no somos autoritarios ni actuamos con indiferencia, sino que pensamos en él en todo momento. 

3.- Saber decir que “no” en el momento adecuado puede aumentar la rentabilidad de tu negocio. 

Tener claros los límites hará que nos perciban con más seguridad y hará que se disipen las dudas del cliente.

4.- Por otro lado, es muy positivo que los vendedores se hagan escuchar, siempre desde el respeto, y afirmen “tengo algo que decir”. 

Un vendedor seguro no tiene ningún reparo en argumentar durante el proceso de venta, ya que está seguro del valor de su producto o servicio.

5.- En líneas generales, admitir que no sabes te lleva a descubrir cosas que hasta entonces no conocías y que podrás utilizar en el futuro. 

6.- Y, llegados al momento adecuado, se podrá combinar con un “cuéntame más” para escuchar al cliente, enriquecernos con la información que nos da y descubrir sus verdaderas necesidades.

Yo siempre recomiendo sondear al cliente antes de dar nuestros argumentos de venta, para poder hacer la experiencia cliente lo más específica y personalizada posible.

La clave está en tener la suficiente confianza para hacer preguntas y obtener respuestas sin presuponer

Si transmites seguridad, el cliente se siente cómodo

Pueden parecer frases sin importancia que decimos varias veces a lo largo de nuestro día sin pensar demasiado. 

Sin embargo, un vendedor de valor y seguro de sí mismo que haga estas afirmaciones conseguirá que el cliente se sienta cómodo durante el proceso de venta y se ganará su confianza, por lo tanto aumentando sus resultados.